Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Destacados

  • Hasta el 11 de octubre se reportan 83.137 casos de COVID-19, 74.664 personas recuperadas y 697 fallecidas. Los estados más afectados: Distrito Capital, Miranda, Zulia y Apure.
  • Hay un descenso en el número de personas retornando al país, que coincide con nuevos movimientos informales para cruzar las fronteras.
  • Desde mediados de marzo hasta octubre, se estima que más de 120.000 personas han regresado a Venezuela.
  • En diversos estados del país se siguen reportando limitaciones en el acceso continuo a los servicios de agua, electricidad, gas doméstico, combustible y telecomunicaciones.
  • Las lluvias han causado el desbordamiento de algunos ríos y la inundación de algunas comunidades en los estados de Aragua, Portuguesa, Bolívar, entre otros.
Consulta médica
Julio 2020. Guasdualito, Apure, Venezuela. Retornados haciendo cola para ser consultados por un médico. OCHA/Cortes

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Cifras clave

3,3M
alcanzados con asistencia hasta agosto
2,4M
alcanzados con ayuda COVID hasta agosto
238
Proyectos incluidos en el Plan 2020

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Financiamiento

$762,5M
Fondos requeridos (2020)
$146M
Fondos recibidos

URL:

Descargado el:

Contactos

Samir Elhawary

Coordinador Humanitario Adjunto/Jefe de Oficina

Naomi Frerotte

Oficial de Comunicación

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación
Análisis

Panorama de la Situación

Hasta el 11 de octubre, las autoridades han confirmado 83.137 casos de COVID-19 en el país, 74.664 personas recuperadas y 697 fallecidas. La tendencia de un aumento mayor en los casos de transmisión comunitaria frente a los casos confirmados en personas retornadas se ha mantenido. Al 11 de octubre, las autoridades habían confirmado 9.286 casos en personas retornadas, lo que representa un 11 por ciento del total de casos.

A nivel nacional, debido al incremento en los casos de transmisión comunitaria en varias zonas, las autoridades nacionales y regionales han establecido espacios adicionales en hoteles, centros deportivos y de convenciones o villas deportivas para el alojamiento temporal de personas diagnosticadas con COVID-19 asintomáticas o con síntomas leves.

Las zonas más afectadas por la COVID-19 han sido Caracas y los estados Miranda y La Guaira en la región capital, así como los estados Zulia, Apure, Táchira y Aragua, aunque la tasa de incremento de casos en la frontera ha continuado disminuyendo, en parte debido a la menor proporción de casos confirmados en personas retornadas.

Ante el incremento de casos y defunciones por COVID-19 en personal de salud de los países de la Región de las Américas, la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) emitió una alerta instando a los Estados Miembros a fortalecer las capacidades de los servicios de salud en todos sus niveles y mantener a los profesionales de salud dotados de los recursos y capacitación, asegurando una respuesta adecuada y oportuna de los sistemas de salud ante la pandemia.

El flujo de personas retornando al país continúa, aunque en menor medida. También, hay reportes de venezolanos saliendo del país nuevamente por vías informales, alentados en parte por la flexibilización de las medidas de cuarentena en países vecinos. Desde mediados de marzo hasta el 12 de octubre se estima que más de 120.000 personas habían regresado a Venezuela , la mayoría por el estado Táchira. Los espacios de alojamiento temporal (PASI) establecidos por las autoridades en los estados fronterizos, se mantienen prestando servicio para que las personas retornadas cumplan el período de cuarentena de mínimo dos semanas, antes de ser trasladados a los estados de destino. Los últimos días de septiembre, cambiaron los protocolos de entrada en Apure, ahora las personas que tengan una prueba rápida negativa deben cumplir una cuarentena de 10 a 14 días, sin la necesidad de esperar una prueba PCR negativa para salir. 

El Estado de Alarma y de las medidas de cuarentena que han sido implementadas desde el 13 de marzo por la pandemia, se han venido extendiendo de forma mensual. El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil extendió la restricción de operaciones aéreas en todo el país desde el 12 de octubre hasta el próximo 12 de noviembre, con excepción de los vuelos de carga, humanitarios, de repatriación, correo, o autorizados por las Naciones Unidas. Como parte del estado de alarma, las autoridades han seguido implementando el esquema de cuarentena y flexibilización parcial de actividades con una aplicación diferenciada en tres niveles, que van desde la cuarentena radical hasta la implementación de la flexibilización de algunos sectores alternando siete días de actividad por siete días de cuarentena, de acuerdo con la evaluación que realizan las autoridades sobre la evolución territorializada de la situación.

En la mayor parte del país se reporta escasez de gasolina a pesar de que se han reportado esfuerzos por incrementar la producción en dos refinerías. La limitación en la oferta de combustible ha impactado y restringido incluso la prestación del servicio en sectores prioritarios y en la respuesta humanitaria.

En diversos estados del país se siguen reportando limitaciones en el acceso continuo a los servicios de agua, electricidad, gas doméstico y telecomunicaciones. Hay reportes sobre los frecuentes cortes de energía eléctrica y fallas en la distribución de gas doméstico en varios estados a nivel nacional, lo que ha generado, entre otras cosas, que un mayor número de personas deban recurrir a la biomasa y leña para cocinar, pese al riesgo de enfermedades respiratorias vinculados.

Los impactos socioeconómicos de la COVID-19 han incrementado la preocupación sobre la exacerbación de las necesidades humanitarias en la región y en Venezuela. Muchas empresas del país se han visto afectadas por la pandemia, con un impacto sobre la producción económica y el empleo. El salario mínimo es de 800.000 bolívares, que a la tasa de cambio oficial del Banco Central equivale a aproximadamente US$ 1,8 al mes. Además, el Banco Central de Venezuela (BCV) informa que en lo que respecta la inflación acumulada en los nueve meses transcurridos de 2020, la cifra asciende a 844,1 por ciento.

La temporada de lluvias ha causado el desborde de ríos y la inundación de comunidades en varios estados del país. Algunas comunidades de los municipios Girardot y Mariño del estado Aragua, así como de Guanare en el estado Portuguesa y Upata y Santa Elena de Uairén en el estado Bolívar fueron las más afectadas. También se registraron familias afectadas en los estados Cojedes, Mérida, Nueva Esparta y Zulia. Entre el 9 y el 15 de septiembre, se reportaron varias inundaciones en distintas comunidades debido al desbordamiento del río Limón en el estado de Aragua afectando alrededor de 300 familias. El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMEH) y Protección Civil monitorearon la situación y las autoridades locales con apoyo del nivel nacional iniciaron la respuesta a las personas afectadas, priorizando el restablecimiento de los servicios de agua y electricidad, además de la remoción de material para despejar las vías de transporte.

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación
Visuales

5W - Presencia Operacional Humanitaria ¿Quién hace qué, dónde, cuándo y para quién?

5W

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación
Análisis
Fuente: OCHA FTS
Fuente: OCHA FTS

Financiamiento

Según datos del Financial Tracking Service (FTS), hasta el 14 de octubre se recibieron $146 millones de dólares para la respuesta humanitaria, $67,7 millones de dólares dentro del Plan de Respuesta Humanitaria con Panorama de Necesidades Humanitarias 2020, incluyendo fondos para las Naciones Unidas, ONG internacionales y nacionales y el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Los organismos y países contribuyentes a las actividades humanitarias son los siguientes: Unión Europea, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Suiza, Fondo Central de Emergencias de las Naciones Unidas (CERF), Canadá, Alemania y otros.

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Salud

121.304
Beneficiados con medicamentos en agosto

Necesidades

Las enfermedades transmisibles como Dengue, Zika, Chikunguña, Sarampión y Rubeola requieren estrategias intersectoriales y multidisciplinarias para incrementar las actividades de prevención (incluidas las campañas de vacunación para las enfermedades inmunoprevenibles) y respuesta para así evitar rebrotes que pongan presión adicional sobre el sistema de salud, enfocado en la prevención y atención a la COVID-19.

- Dengue: al 29 de agosto, se reportaron 5.039 casos de dengue para una tasa de incidencia de 15,56 casos por cada 100 mil habitantes.  Hubo una disminución del 44,8 por ciento en casos reportados (9.124), y un aumento de 17 por ciento en la tasa de letalidad comparado con el mismo periodo de 2019. Identificación temprana y el manejo de casos con signos de alarma para minimizar aquella hospitalización son clave en este contexto.

- Zika: al 29 de agosto hay 19 de casos probables acumulados, una disminución del 64,8 por ciento comparado con el mismo periodo de 2019 (54 casos). Según el MPPS, hasta el 11 de julio se habían procesado 7 muestras, resultando todas negativas.

- Chikunguña: al 29 de agosto, hay 46 casos probables acumulados, una disminución del 61,0 por ciento comparado con el mismo periodo del año 2.019 (118 casos). Según el MPPS, hasta el 11 de julio se habían procesado 30 muestras, resultando positivas 2, con una positividad del 6,67 por ciento.

- Sarampión y Rubeola: al 29 de agosto, hubo 503 casos sospechosos reportados con cero casos confirmados. Hay 13.092 unidades notificadoras de estas patologías con un 39 por ciento de casos con investigación adecuada y 86 por ciento de muestras de sangre adecuadas para estudio de casos.

Del 13 de marzo al 11 de octubre, se han reportado 83.137 casos confirmados por PCR de la COVID-19 lo cual representa al momento una tasa de incidencia de 286 casos por cada 100 mil habitantes; hasta la fecha indicada se reportan 697 fallecidos representando una tasa de mortalidad de 24 fallecidos por cada millón de habitantes y una tasa de letalidad de 0,83 por ciento reportándose como una de las más bajas de la región. A la fecha, el 88 por ciento de los casos confirmados son de transmisión comunitaria (73.286) y 11,8 por ciento son casos importados (9.851) según cifras oficiales.  Al comparar el total de casos reportados de junio (18.574), con los casos reportados hasta el 11 de octubre (83.137) se denota un aumento del 347,5%.

De los casos positivos de COVID-19 al 2 de agosto, 179 fueron confirmados en población indígena, incluidas tres defunciones. El 68,5 por ciento de los casos fueron notificados en el estado Bolívar (123 casos) y el resto de los casos fueron notificados en los estados Zulia (43 casos, 2 defunciones) Amazonas (12 casos) y Delta Amacuro (1 caso fatal). La etnia indígena que presenta la mayoría de los casos y defunciones es la Pemón, seguida por la Wayú.

Es imperativo ampliar la capacidad diagnóstica por pruebas PCR para la población en general, trabajadores de salud y grupos de riesgos, como población migrante e indígena; además de continuar la reorganización de los servicios de salud, a fin de poder manejar el impacto del aumento de los casos y defunciones, asociado a la probabilidad de un subregistro de casos, y retrasos en la vigilancia y en el rastreo de contactos. Se debe asegurar la provisión de equipos de protección personal para el personal en establecimientos de salud, PASIs en puntos fronterizos, personal que realiza visitas domiciliarias, etc. para así evitar el contagio de este grupo poblacional.

Respuesta

En el hospital Luis Razetti de Delta Amacuro, se beneficiaron a 215 personas con la entrega y distribución de material informatio sobre la COVID-19 y la entrega de EPP al personal de atención materno-infantil, incluyendo a personas de grupos indígenas para la prevención y control de infecciones.

El 60 por ciento de los insumos repartidos por OPS en Zulia fueron dirigidos al Hospital Universitario de Maracaibo (HUM) el cual recibió 226.800 tapabocas, 36.480 máscaras médicas para respirador, 24.840 mascarillas de aislamiento (caretas), 1.560 lentes protectores de bioseguridad y 3.780 batas.

En agosto, los socios del Clúster Salud han realizado la capacitación de 162 trabajadores de la salud (TS) en temas priorizados, considerando los enfoques de edad, género y diversidad, de manera virtual y presencial en establecimientos de salud del Distrito Capital, Anzoátegui y Miranda. También se capacitaron a 1.817 TS con enfoque a la atención de la COVID-19 en Apure, Barinas, Carabobo, Delta Amacuro, Distrito Capital, Miranda, Sucre y Zulia, y 40 TS en manejo clínico de la violencia sexual en Zulia.

Mediante las acciones de los socios del Clúster Salud se ha logrado asegurar la provisión de equipamiento, insumos, medicamentos esenciales y de Salud Sexual y Reproductiva, los cuales han beneficiado a 121.304 personas atendidas en 21 ambulatorios, 12 consultorios populares, 6 Maternidades y 21 hospitales en 8 estados. En el contexto de la COVID-19, se benefició a 30.748 personas en 19 establecimientos de salud, 53 ASICs, 62 comunidades y 2 laboratorios en 19 estados incluyendo Apure, Amazonas, Bolívar, Distrito Capital, Miranda, Táchira, Yaracuy y Zulia, donde se presenta una alta incidencia de casos confirmados de la COVID-19.

Se implementaron acciones de fortalecimiento de la capacidad de preparación, respuesta y recuperación en situaciones de emergencias de salud para la atención de 828 personas en establecimientos de salud del estado Miranda. En el contexto de COVID-19, se fortaleció la atención de 8.910 personas en 2 ambulatorios y 3 establecimientos de salud en Miranda y Bolívar.

Mediante las acciones de los socios del Clúster Salud se han beneficiado a 16.092 personas en mayor vulnerabilidad (Niños, Niñas, Adolescentes, gestantes, indígenas, personas con discapacidad, etc.) en establecimientos de salud y 1 PASI en 10 estados de Venezuela y a 3.016 personas en el contexto de la COVID-19 en Apure, Miranda y Bolívar.

Un total de 13.677 personas fueron alcanzadas por el fortalecimiento de capacidades comunitarias en materia de prevención de enfermedades, promoción de la salud en salud sexual y reproductiva, entrega de métodos anticonceptivos y embarazo, signos de alarma y prevención de la COVID-19 en establecimientos de salud, comunidades y PASI en 6 estados de Venezuela.

La OPS/OMS informó que esperan la llegada de 170.000 kits de pruebas antigénicas para aumentar la capacidad diagnóstica (actualmente se realizan 4.500 pruebas de PCR al día). Además, se espera la llegada de PPE comprados con los fondos liberados de los EE. UU en octubre. Los medicamentos y el equipo médico tardarán más debido a desafíos de adquisición.

Necesidades no cubiertas

Para la respuesta COVID-19 se debe realizar seguimiento al comportamiento de la epidemia COVID-19 en poblaciones priorizadas como trabajadores de salud y poblaciones indígenas: monitorear la capacidad de los servicios de salud para los programas de atención de COVID-19 y no COVID-19 y avanzar en acciones para la desconcentración del diagnóstico de PCR para la COVID-19. La disponibilidad oportuna y en cantidad adecuada de equipos de protección personal para el personal de salud con el fin de evitar el aumento de la morbimortalidad asociada a la COVID-19.

En otros temas se debe mantener la capacidad la detección temprana, atención oportuna y vigilancia epidemiológica de enfermedades transmitidas por vectores, especialmente en grupos vulnerables (gestantes, población indígena, etc.) .

Es necesario mantener la gestión de la información y los datos sanitarios clave que faciliten la realización de evaluaciones adecuadas y sirva para orientar el apoyo que se brinda a los establecimientos de salud de todo el país.

 

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Nutrición

6.986
Niños, niñas alcanzados en agosto

Necesidades

De las mediciones antropométricas realizadas por los socios a niños y niñas menores de 5 años en julio, se ha reportado desnutrición aguda global de 4 por ciento: desnutrición aguda moderada de 3.2 por ciento y 0.8 por ciento de desnutrición aguda severa; 352 niños y niñas menores de 5 años fueron diagnosticados con anemia de un total de 971 tamizados, todos recibieron tratamiento.

En agosto, los socios reportan la necesidad de adquirir equipos de detección de desnutrición que estén alineados con guías de implementación y protocolos de protección personal en el contexto COVID-19 para dar continuidad a la prestación de servicios de nutrición, pues las técnicas convencionales de tamizaje requieren contacto directo con los pacientes.

La situación de vulnerabilidad en mujeres gestantes y lactantes ha mostrado una persistencia con base a los datos de tamizaje de los socios: en julio, 668 mujeres tamizadas, 25.8 por ciento fueron diagnosticadas con anemia leve y 30.8 por ciento con anemia severa.

Respuesta

Con la dotación de equipos de bioseguridad personal por parte de los socios del Clúster a profesionales de la salud en los centro de atención, se ha contribuido a mejorar el acceso a los servicios de salud ambulatorios y programas de nutrición a nivel comunitario para niñas y niños menores de 5 años- En el mes de agosto, un total del 6.989 niños y niñas menores de 5 años fueron tamizados para la prevención y detección de la deficiencia de micronutrientes y desnutrición aguda, un incremento de casi 50 por ciento en el número de niños y niñas tamizados en comparación con el mes anterior.

Alrededor de 5,000 niños y niñas menores de 5 años recibieron micronutrientes en 12 estados del país como parte de la estrategia de prevención a la desnutrición.

195 niños y niñas menores de 5 años recibieron servicios de atención nutricional para el tratamiento de la desnutrición aguda en los centros de atención de los socios en 10 estados.

8,442 niños y niñas menores de 5 años y 1.059 mujeres embarazadas y lactantes recibieron tratamiento a la parasitosis intestinal en los centros de atención de los socios.

Con el apoyo técnico de UNICEF, en el mes de agosto casi 700 trabajadores de la salud y personal comunitario de los socios, fueron capacitados en el manejo de la desnutrición aguda adaptado a contextos del COVID-19 y en prácticas adecuadas de la alimentación del niño pequeño (Infant and Young Feeding Practices in Emergencies/IYCF-E) integradas a prácticas clave de salud, seguridad alimentaria, agua saneamiento e higiene.

Necesidades no cubiertas

La falta de suministros nutricionales recomendados para el tratamiento a la desnutrición aguda, por el bajo financiamiento de los socios del cluster y algunos retos asociados a los procesos de importación, planta desafíos para la respuesta ya que, de acuerdo con los reportes de algunos socios, hay dificultades en proveer una atención nutricional completa una vez detectados los casos de desnutrición aguda; el acceso a productos terapéuticos locales es escaso o nulo.

El acceso a comunidades indígenas sigue siendo limitado, por ende, persiste la necesidad de identificar las necesidades nutricionales de esta población.

La recurrente escasez de combustible dificulta la movilización de profesionales de la salud a actividades de seguimiento domiciliarios y el traslado de pacientes a los centros de atención.

La cobertura en atención nutricional a las personas retornadas ha aumentado por parte de los socios en los Puntos de Atención Social Integral (PASI) en los últimos meses. Es un paso positivo para identificar y atender necesidades en poblaciones en movilidad que requiere expandirse.

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Protección

182.731
Alcanzados con servicios en agosto

Necesidades

Las medidas de cuarentena por prevención de la COVID-19 han conducido a una disminución de los servicios de respuesta, incluyendo la violencia basada en el género (VBG), trata y tráfico de personas o la protección de NNAs, entre otros. Los prestadores de servicios deben adoptar estrategias para el cuidado del personal de primera línea, que trabaja largas jornadas con limitaciones tecnológicas para una respuesta remota y reporta aumento del estrés y desgaste emocional.

El entorno de protección en Venezuela sigue estando debilitado, y los múltiples grupos vulnerables siguen requiriendo protección y asistencia para evitar daños físicos y mentales, y para garantizar su acceso a servicios sociales básicos y de protección, incluyendo para las personas venezolanas retornadas en cuarentena en PASIs. El movimiento de personas a través de las fronteras durante el cierre oficial de los cruces fronterizos aumenta los riesgos de protección, sobre todo para quienes transitan por trochas para evadir los controles migratorios y/o sanitarios, incluyendo riesgos particulares de abuso o explotación sexual y/o trata que afectan en su mayoría mujeres, adolescentes y niñas.

Se necesita continuar los esfuerzos para fortalecer el entorno de protección de las comunidades indígenas en Venezuela. El acceso limitado a servicios básicos como salud, alimentación, agua y saneamiento, medios de vida y documentación convierten a los indígenas en una de las poblaciones más vulnerables en Venezuela. Es necesario continuar a reforzar las rutas de atención especializadas de acceso a servicios y a la asistencia humanitaria en comunidades indígenas, incluyendo la realización de mensajes y campañas claves de información en lenguas autóctonas y fortalecer la coordinación entre las autoridades con competencia en materia indígena, las agencias del SNU y las organizaciones de la sociedad civil. 

Respuesta

Durante el mes de agosto, los socios del Clúster alcanzo un total de 182.731 mujeres, hombres y niños, niñas y adolescentes (NNAs). La asistencia tuvo una cobertura en todo el país, con ejecución de actividades en los 23 estados y Distrito Capital. Los estados con el mayor número de personas alcanzadas fueron Miranda (56.567), Bolívar (55.310), Zulia (14.106), Apure (8.418) y Distrito Capital (7.452).

Se alcanzaron 679 personas adultas y mayores en riesgo con servicios especializados, incluyendo asistencia legal (394) y atención psicosocial individual (285). 23 personas adultas en riesgo y NNAs se beneficiaron de acceso a documentación legal y de nacimiento. 1.344 personas con necesidades específicas con asistencia material y 9.587 personas de la comunidad y de las instituciones fueron fortalecidas para prevenir y mitigar riesgos de protección. 4.338 personas se beneficiaron a través del fortalecimiento de instituciones del Estado en Apure (Alcaldías de los municipios Páez y San Fernando de Apure) y Zulia (Protección Civil) mediante dotaciones de asistencia material para asegurar los derechos de las personas con necesidades específicas en esos estados.

1.133 niñas, adolescentes y mujeres adultas accedieron a servicios de respuesta a la VBG, incluyendo servicios de gestión de casos (277), apoyo legal (25) y asistencia psicosocial individual (831). Un total de 14.595 NNAs y personas adultas fueron beneficiadas a través de actividades de prevención de la VBG, incluyendo entregas de kits de dignidad alcanzando un total de 796 niñas y mujeres adultas en comunidades en Zulia, Miranda, Bolívar, Táchira y Apure, incluyendo 9 PASI, capacitaciones sobre prevención y mitigación de la VBG (9.674) y el establecimiento de espacios seguros. 289 funcionarias y funcionarios de las instituciones del Estado fortalecieron sus capacidades de respuesta a la VBG a través de actividades de formación en materia de prevención y mitigación de la VBG.

19.368 NNAs en riesgo (la mayoría, entre 12 y 17 años) y sus cuidadores se beneficiaron de acceso a actividades de apoyo psicosocial individual y grupal, 38.594 niñas y niños menores de 3 meses tuvieron acceso a certificados de nacimiento en los hospitales (de estos, además, 755 registros civiles de nacimiento) y un total de 7.895 NNAs afectados y en riesgo tuvieron acceso a servicios administrativos y programas de protección de la niñez. Por otro lado, 83.888 personas de comunidades priorizadas fueron capacitadas en temas de protección de NNAs (incluyendo la Guía Protege) y 712 personas de las instituciones del Estado competentes en materia de NNAs y miembros de ONGs fueron beneficiadas con capacitaciones para prevenir y responder a la violencia, abuso, negligencia y explotación de la niñez.

Necesidades no cubiertas

A pesar de las necesidades de protección identificadas en el estado Táchira, y ser el estado que recibe el mayor número de retornados de todo el país, la respuesta de los socios del Clúster de Protección durante el mes de agosto tuvo un alcance limitado de 7.333 personas.

Sigue siendo una prioridad garantizar el acceso de los actores humanitarios especializados en VBG a los centros de alojamiento temporal para brindar servicios integrales de VBG. Es imprescindible garantizar el acceso a servicios de atención perinatal para mujeres embarazadas en centros de salud públicos, especialmente atención al parto y post-parto de manera segura, así como la distribución de insumos esenciales de SSR. Hay cuellos de botellas asociados a las restricciones de movilidad por la cuarentena, en especial durante las semanas de cuarentena radical. Aunado a las fallas en la provisión de servicios públicos de manera continua y la escasez de combustible, las modalidades que continúan activas son la difusión de información mediante las redes sociales, mensajería de texto y otros mecanismos alternativos, sobre los servicios remotos disponibles.

Es necesario mantener, profundizar y extender el fortalecimiento de las capacidades y calidad de la respuesta institucional en la atención de casos de protección de NNA con una perspectiva multisectorial.

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Agua, saneamiento e higiene

413.660
Personas alcanzadas en agosto

Necesidades

El aumento en el número de casos positivos de COVID-19 ha acentuado la presión sobre los servicios de agua, saneamiento e higiene (ASH), tanto en los PASI y establecimientos de salud como en las comunidades, donde las medidas de prevención requieren mayor apoyo de los servicios de ASH.

Respuesta

En agosto, 14 miembros del Clúster reportan haber atendido a 413.660 personas en 41 municipios de 9 estados del país. Durante el 2020, la respuesta sectorial incluye las contribuciones de 36 organizaciones que han atendido a 2.650.480 personas en 130 municipios de 22 estados del país. 

En relación a la asistencia en establecimientos de salud en agosto, 75 centros recibieron apoyo en ASH principalmente para la rehabilitación / suministro de agua (53), capacitaciones (19) y/o la rehabilitación de infraestructura sanitaria (17). Desde el inicio del año, se han reportado intervenciones o suministros de ASH que benefician a un total de 163 establecimientos de salud.

En agosto, la asistencia en ASH también ha alcanzado aproximadamente a 130 centros de protección o educativos, principalmente en el suministro de insumos de higiene (93) a actividades de capacitación (24), así como también con intervenciones para garantizar agua segura y saneamiento sanitario. Con ello, el número total de centros de protección y educación que se han beneficiado de las intervenciones o suministros de ASH asciende a aproximadamente 890 desde principios de año.

En relación al apoyo a las comunidades en agosto, un total de 252.450 personas en 140 comunidades se han beneficiado de intervenciones ASH, la mayoría de ellas en Bolívar (98.245), Delta Amacuro (75.000), Zulia (50.185), y Miranda (23.810). Esto eleva el total de personas en comunidades apoyadas entre enero y agosto a 1.993.555 en 915 comunidades, principalmente en Táchira (1.197.270), Miranda (282.470), Bolívar (208.680), y Delta Amacuro (150.215).

Necesidades no cubiertas

En establecimientos de salud, se reportan insuficiencias en los consumibles de limpieza/desinfección y mecanismos de eliminación de desechos infecciosos. Se necesita complementar las actividades previstas para asegurar paquetes completos de ASH/PCI en un mayor número de establecimientos de salud.

Las necesidades en términos de ASH en los PASI han aumentado con el incremento de personas retornadas. Sin embargo, la capacidad de respuesta está impactada por brechas en la disponibilidad de recursos financieros.

Las medidas de prevención y cuarentena ante la COVID-19 limitan las posibilidades y plazos de capacitación, implementación y distribución de insumos por parte de las organizaciones que están prestando asistencia. La falta de acceso a combustible afecta toda la cadena de producción y suministro de servicios. Además, hay algunas organizaciones no gubernamentales con recursos para prestar apoyo que requieren permisos o salvoconductos para contribuir en la respuesta.

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Seguridad Alimentaria

29.200
Personas alcanzadas en agosto

Necesidades

Las personas retornadas requieren de asistencia y apoyo nutricional. No sólo es necesario apoyarles en los espacios de alojamiento temporal (PASI) con asistencia alimentaria directa, también es necesario apoyar iniciativas que contribuyan a mejorar la situación alimentaria de las personas retornadas como parte de sus comunidades de acogida dentro del país.  

El sector agropecuario privado ha manifestado que 120.000 unidades de producción y 90 mil productores se encuentran fuertemente afectados por la escasez, que se traduce en una disminución de alimentos accesibles.

El Monitoreo centinela de la desnutrición aguda y la seguridad alimentaria familiar de Caritas analiza el incremento del costo de la Canasta Básica de Alimentos que ascendió de abril a julio 2020, llegando a incrementos máximos de 51 por ciento mensual. Se estima que el poder adquisitivo alimentario del salario mínimo oficial ($1,4), cubriría el 0.8 por ciento del costo de la canasta básica. Más de la mitad de los hogares consultados redujeron de alguna forma su consumo de alimentos.

Respuesta

En agosto, 29.200 personas se beneficiaron de actividades de seguridad alimentaria, incluyendo distribución y producción de alimentos en 30 municipios de 12 estados.

Las principales actividades reportadas por los socios del Clúster fueron:

  • Distribución de alimentación complementaria en instituciones educativas, centros comunitarios y establecimientos de salud; apoyo a la producción y distribución de alimentos nutricionalmente enriquecidos para personas con necesidades específicas, y; distribución de alimentos a personas vulnerables, con una atención particular a mujeres y niñas en situación de riesgo, y familias con niños y niñas menores de 5 años con desnutrición aguda.

  • Suministro de semillas, herramientas, pequeños equipos, animales y asistencia técnica para la producción de alimentos para atender necesidades inmediatas, con especial atención a hogares con mujeres cabezas de familia;

  • Asistencia a través de transferencias monetarias o cupones a hogares vulnerables, con especial atención a hogares con mujeres cabezas de familia.

  • Fortalecimiento técnico y equipamiento a instituciones públicas y a organizaciones locales que implementan actividades de seguridad alimentaria y nutricional, análisis de viabilidad para las modalidades de intervención, y capacitación en diversos oficios que apoyan la producción de alimentos, la siembra y la adquisición de competencias para la vida;

Necesidades no cubiertas

Se requiere fortalecer la capacidad de respuesta del Clúster y movilizar más recursos para responder en línea con la escala de las necesidades.

Las modalidades de asistencia de transferencias monetarias o cupones (CBT/TM) pueden ser un mecanismo efectivo para responder a las necesidades alimentarias de emergencia, una vez que se aclaren las condiciones fiscales y el marco legal de este tipo de asistencia.

La escasez de combustible en algunos estados del país continúa impactando a gremios agrícolas y ganaderos que expresan preocupación por las consecuencias de no poder utilizar las maquinarias y equipos necesarios para la producción de alimentos, así como el traslado de los mismos, desde los estados Apure, Barinas, Lara, Táchira y Zulia.

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Educación

23.037
Recibieron alimentos escolares en agosto

Necesidades

La migración del sistema presencial a una modalidad remota ha sido un reto para todos los actores y el sistema educativo completo. Las condiciones para la continuidad educativa durante el cierre preventivo de escuelas son adversas, incluyendo el acceso reducido a la conectividad, la limitada disponibilidad tecnológica y los servicios eléctricos intermitentes. Estas circunstancias afectan con mayor impacto a los NNAs más vulnerables como NNAs con discapacidad, población indígena y NNAs en situación hospitalaria.

Los socios del clúster alertan que el cierre de escuelas por la COVID-19 ha aumentado los riesgos para NNA, como los efectos en salud mental, necesidades de apoyo psicosocial y de violencia doméstica y basada en género.

Respuesta

Con el objetivo de mejorar las condiciones para el aprendizaje y la continuidad educativa de NNAs en escuelas, durante el mes de julio, se continuó la distribución de materiales educativos ahora en formato individual a nivel de hogar alcanzando un total de 4,610 (NNAs (47 por ciento niñas y 53 por ciento niños), especialmente en Miranda y Zulia. Así mismo, se logró atender a 23.037 (NNAs (51 por ciento niñas y 49 por ciento niños) con distribución de alimentos en seco o a nivel de hogar mediante apoyo del programa de alimentación escolar beneficiando mayoritariamente NNAs de Miranda y Zulia.

2.657 adolescentes y jóvenes (52 por ciento niñas y 48 por ciento niños) participaron en iniciativas orientadas a fomentar la nivelación educativa, las habilidades para la vida y la capacitación técnica en formatos remotos, en gran parte en Miranda y Zulia. Se atendieron 17.491 NNAs mediante la implementación de actividades de apoyo psicoeducativo en línea, telefónica o mediante visitas al hogar (50 por ciento niñas y 50 por ciento niños) en Bolívar y Zulia.

Se capacitaron de manera virtual 103 docentes (19 por ciento mujeres y 81 por ciento hombres) desde el enfoque de educación en emergencia focalizado en Bolívar y Zulia.

Una de las actividades nuevas incorporadas en la respuesta a la COVID-19 fue la educación a distancia mediante recursos multiplataforma (televisivos, radiales, virtuales, impresos) para NNA afectados por el cierre de escuelas. Durante este periodo se alcanzó a 8.544 estudiantes mayoritariamente en Bolívar y Zulia.

El mes vio el mayor número de promoción de mensajes claves para la comunidad escolar, 4,641,751 mensajes fueron difundidos por radio (llegando a 50 por ciento niñas y 50 por ciento niños), especialmente en Miranda y Zulia), mientras 4,442 participaron en actividades recreativas (55 por ciento niñas y 45 por ciento niños) en Distrito Capital y Zulia.

3,961 niños y adolescentes fuera de la escuela (45 por ciento niñas y 55 por ciento niños) fueron alcanzados con iniciativas para la reintegración educativa en Miranda y Zulia. También se ofrecieron becas y otros incentivos para maestros y personal a 1,755 personas (21 por ciento mujeres y 79 por ciento hombres) especialmente en Bolívar y Zulia.

Necesidades no cubiertas

El limitado financiamiento al sector agrava la situación y pone en riesgo la sostenibilidad de las acciones, ello es especialmente crítico para organizaciones locales y comunitarias que no cuentan con apoyos de la cooperación internacional. Por ejemplo, relativo a las iniciativas para reinserción educativa de NNA fuera de la escuela la brecha es del 96 por ciento. Actividades con adolescentes y jóvenes de nivelación, habilidades para la vida y capacitación técnica y apoyo psicoeducativo para NNA no superan el 10 por ciento de población alcanzada. Sobre la distribución de kits de materiales escolares la brecha es del 85 por ciento y en Alimentación Escolar el 64 por ciento falta por alcanzar.

A pesar de los esfuerzos de la autoridad nacional y el apoyo del Clúster en la disponibilidad de la oferta multiplataforma a distancia, el acceso es diferenciado entre estados, lo que se profundiza por la falta de financiamiento internacional para fuentes sostenibles de acceso a internet, mejora del servicio eléctrico e inversión tecnológica en comunidades remotas.

El apoyo del sector educativo para la acogida e inclusión de la población retornada esta subfinanciada.

También es fundamental que las escuelas que actualmente se utilizan como PASI vuelvan pronto a ser escuelas.

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Alojamiento, Energía y Enseres

17.896
Alcanzados con asistencia en agosto

Necesidades

Durante el mes de agosto en algunos PASI en los municipios fronterizos de los estados Zulia, Apure, Táchira y Bolívar se reportaron limitaciones en el acceso a servicios básicos (incluyendo el acceso a electricidad, gas doméstico y agua, entre otros) y falta de enseres básicos para la población venezolana retornada alojada en estos espacios, incluyendo artículos de higiene y equipamiento que permitan un alojamiento y pernocta seguros. Específicamente, los PASI ubicados en Guasdualito, en el estado Apure, y en la zona fronteriza de La Guajira, en el estado Zulia, se vieron afectados por restricciones en el acceso a energía debido a cortes den el suministro eléctrico, lo que condiciona, a su vez, el acceso a otros servicios como agua y saneamiento y dificulta la preservación de alimentos.

Debido a las continuas lluvias registradas en el estado Apure, comunidades ubicadas en los márgenes del Río Arauca (como la comunidad de La Esperanza) en la frontera colombo-venezolana han sido afectadas por inundaciones ocasionando la pérdida de sus viviendas y enseres básicos, por lo que se han desplazado temporalmente hacia zonas cercanas no inundables.

La distribución de enseres básicos (como lámparas solares, cobijas, colchonetas, mosquiteros, entre otros) en comunidades continúa siendo una prioridad debido al número de personas retornadas que regresan a sus zonas de origen y las limitaciones de acceso a servicios básicos en las comunidades, derivadas también de la cuarentena preventiva. En los estados Apure, Zulia, Bolívar y Amazonas se reportó la necesidad de distribuir mosquiteros debido a que la temporada de lluvias puede generar el incremento de vectores de enfermedades como el dengue, el zika o la malaria.

Respuesta

Durante el mes de agosto, un total de 17.896 personas (56 por ciento del género femenino y 44 por ciento del género masculino) se beneficiaron de un mejor acceso a alojamiento seguro, energía y/o enseres básicos en siete estados del país, siendo los estados con mayor número de personas alcanzadas: Zulia (10.539), Bolívar (3.276) y Apure (1.993). Aunque limitada, agosto fue el mes que registró la mayor respuesta en el estado Amazonas, alcanzando 1.475 personas. La mayor parte de la respuesta estuvo centrada en intervenciones de atención a la COVID-19, mientras que las demás fueron intervenciones para personas con necesidades específicas de comunidades priorizadas, en atención a consideraciones de género, edad y diversidad.

Las actividades en espacios de alojamiento temporal  se implementaron en tres Puntos de Atención Social Integral (PASI) y un Punto de Atención Social Integral de Campaña (PASIC) en Zulia, con un alcance total de 5.616 personas, incluyendo personas venezolanas retornadas. Se realizó una rehabilitación, ampliación y mejora de las condiciones de alojamiento en el PASI Carmen Ferrer Ortiz (municipio Guajira) para alojar a 300 personas y la entrega de enseres básicos (52 kits de cocina), incluyendo ollas de aluminio de diferente capacidad (de 5 y 7 litros), platos y vasos de acero y cubertería en cada kit. En el PASI Villa Deportiva (municipio Maracaibo) se distribuyeron un total de 44 kits de cocina con el mismo contenido que los distribuidos en el PASI Carmen Ferrer Ortiz. Por otro lado, en el PASI de Paraguachón, en la zona de frontera colombo-venezolana del municipio Guajira, se instalaron un total de 18 unidades de alojamiento prefabricadas (RHUs). Estas unidades han ampliado la capacidad total de este PASIC para poder alojar a 1.560 beneficiarios, principalmente personas venezolanas retornadas, hasta final de año.

Las actividades en espacios y centros comunitarios y de las instituciones, incluyendo centros sanitarios, se desarrollaron en los estados Apure y Zulia, y tuvieron un alcance total de 5.643 personas. En Apure, se instalaron un total de 38 RHUs en el hospital La Periquera de PDVSA (en el municipio Páez), que también cumple una función de alojamiento para personas retornadas, y permitirán ampliar su capacidad para atender a 1.000 personas hasta final de año. También en el municipio Páez, se dotó con enseres (cobijas sintéticas y ventiladores) al Consejo de Protección de niños, niñas y adolescentes (NNA) de Guasdualito. En el municipio Maracaibo del estado Zulia, se dotó con enseres al Servicio Autónomo del Hospital Universitario de Maracaibo, incluyendo colchones quirúrgicos, material de limpieza (cepillos de barrer y bolsas de basura) e higiene, con un alcance de 134 personas. Además, se dotaron un total de 6 espacios comunitarios del municipio Simón Bolívar (estado Zulia), con un alcance de 4.500 personas, con baldes y lámparas solares.

Las actividades realizadas para las personas de las comunidades priorizadas tuvieron un alcance total de 6.637 personas vulnerables de los estados Miranda, Apure, Amazonas, Bolívar y Zulia. Las actividades incluyeron la entrega de un total de 2.242 lámparas solares, beneficiando a 4.015 personas, la distribución de enseres básicos, kits de hábitat y kits a personas en movilidad, con un alcance 2.462 personas. También se realizó una capacitación sobre alojamiento seguro para 160 personas de familias originarias de la comunidad indígena Marewa, en el estado Zulia.

Necesidades no cubiertas

Durante el mes de agosto la falta generalizada de acceso a combustible en todo el país ha limitado las operaciones de las organizaciones socias del clúster para implementar actividades en terreno. Además, el suministro de combustible representa una dificultad para movilizar a las personas retornadas desde los PASI a sus lugares de origen. La falta de financiamiento para la mayoría de las organizaciones socias del clúster limita considerablemente la capacidad de implementación de actividades en terreno.

Retrasos en la entrega de resultado de las pruebas PCR realizadas a las personas retornadas en los PASI para identificar casos positivos de COVID-19, resulta en la prolongación de la estadía en estos espacios de alojamiento temporal y en mayor demanda de servicios y asistencia.

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Logística

Necesidades

Debido a las medidas de cuarentena para afrontar la COVID-19, los actores humanitarios siguen enfrentando retos de acceso, impactando la implementación de proyectos. Las organizaciones necesitan apoyo para obtener permisos que faciliten las entregas y actividades en el terreno, así como el suministro de combustible en su área de operación.  

Respuesta

El Clúster sigue su actividad de coordinación y apoyo con el manejo de la información, proporcionando actualizaciones e informes en términos de capacidad logística, restricciones y acceso. Esto incluye lineamientos y mecanismos en el marco del Plan Global de Respuesta Humanitaria COVID-19.  

El Clúster apoyó la compilación y divulgación de información para los vuelos de repatriación organizados por las embajadas y vuelos humanitarios organizados por el Programa Mundial de Alimentos hacia Venezuela desde el centro operativo en Panamá.

El Clúster, a través de los medios de comunicación, tales como las comunicaciones de grupo y listas de correo, facilita el intercambio de informaciones logísticas prácticas entre sus socios.

Necesidades no cubiertas

Disrupciones en la cadena de suministros a nivel mundial, incluyendo restricciones al tráfico aéreo y marítimo, y cierre de fronteras, siguen impactando en la capacidad de adquisiciones de insumos a escala global. Se han hecho esfuerzos comunes para la activación de servicios de transporte compartidos y de un sistema inter-agencial de priorización para compras de insumos críticos dentro del Plan Global de Respuesta Humanitaria COVID-19. 

Las posibilidades para transportar carga de suministros humanitarios fueron limitadas durante el último periodo. Las organizaciones humanitarias se enfrentan a una escasez de oferta para transportar e importar insumos necesarios para el desarrollo de sus programas.

El cierre del espacio aéreo y fronteras ha dificultado las condiciones de entrada y salida del personal humanitario de las ONG internacionales, afectando el desarrollo de sus programas y la eficacia de sus respuestas a la epidemia. 

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación
Coordinación

Coordinación

Los Centros de Coordinación en el Terreno mantienen enlace con las autoridades y los socios locales para apoyar en la evaluación de necesidades, la implementación de la respuesta y las capacitaciones en temas de manejo de espacios de alojamiento temporal, así como la abogacía en temas logísticos y de acceso.

En el marco de las actividades de fortalecimiento de capacidades de las organizaciones nacionales, OCHA y varios integrantes de las estructuras de coordinación apoyaron un Ciclo de Conferencias en modalidad a distancia sobre la Arquitectura Humanitaria organizado por socios humanitarios para más de 30 organizaciones locales.

La Plataforma de Acción Humanitaria Nacional (PAHNAL) constituida por las ONG nacionales, sostuvo un primer encuentro con representantes de los principales países donantes en Venezuela, en la que se abordaron los avances y desafíos que enfrenta la respuesta humanitaria y se actualizó información sobre el financiamiento del Plan de Respuesta Humanitaria.

El Equipo Humanitario de País finalizó la estrategia de acceso que define acciones conjuntas claves para hacer frente y mitigar las principales barreras identificadas en términos de la politización de la asistencia humanitaria, impedimentos burocráticos, limitaciones físicas y de infraestructura, seguridad y protección de los actores humanitarios y las restricciones a la movilidad por la COVID-19. Además, el Equipo Humanitario de País aprobó el Marco colectivo de rendición de cuentas a comunidades y poblaciones afectadas, que ofrece una guía de acciones mínimas para ponerlos en práctica en la respuesta humanitaria en Venezuela. Dentro de los esfuerzos para fortalecer la Rendición de Cuentas a Poblaciones Afectadas en el marco del Plan de Respuesta Humanitaria, representantes de 60 organizaciones humanitarias (ONG nacionales, internacionales y agencias de Naciones Unidas) participan en el primer Curso Interagencial para el Abordaje Integral de Rendición de Cuentas a Poblaciones Afectadas (AAP) en Venezuela.

URL:

Descargado el:

Venezuela - Agosto 2020

Informe de situación
Análisis

Retos Operacionales Comunes

La respuesta humanitaria requiere con urgencia más financiación para mantener y ampliar las actividades implementadas; muchos socios resaltan brechas de financiación críticas incluso para fortalecer la respuesta a la COVID-19.

Las organizaciones humanitarias deben adaptar sus modalidades de respuesta en el contexto de la pandemia, para minimizar el riesgo de contagio, en especial para los funcionarios que están en la primera línea de respuesta. 

Los desafíos logísticos han aumentado a causa de las limitaciones de movimiento en todo el territorio nacional, los retrasos en la importación de algunos suministros, la disponibilidad de transporte y la escasez de combustible.

La magnitud de las necesidades requiere de una respuesta humanitaria con mayor capacidad operativa, incluida mayor apertura para trabajo de las ONG nacionales e internacionales con experiencia en emergencias sanitarias y en línea con los principios humanitarios.

URL:

Descargado el: