Venezuela - Julio 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Salud

178.126
Beneficiados con medicamentos en julio

Necesidades

Hasta el 1 de agosto de 2020, Venezuela ha reportado 4.258 casos de dengue para una tasa de incidencia de 13,5 casos por cada 100 mil habitantes, 187 casos confirmados por laboratorio, 18 casos de dengue grave y 9 fallecidos por dengue, representando una tasa de letalidad de 0,211 por ciento. Aunque se observa una disminución del 43,2 por ciento en los casos de dengue reportados (7.503 casos), la tasa de letalidad se duplicó en comparación con las cifras del mismo período de 2019 (0,107 por ciento), y es superior a la tasa de letalidad de las Américas (0,036 por ciento). En este contexto, es necesaria la identificación temprana y el manejo de casos con signos de alarma con el fin de reducir la cantidad de casos de dengue que requieren hospitalización, aliviando la carga adicional en niveles de atención más complejos que brindarán atención a casos severos de infección por COVID-19.

Desde el 13 de marzo hasta el 14 de septiembre del 2020 Venezuela ha reportado 61.569 casos confirmados por PCR de la COVID-19; hasta la fecha indicada se reportan 494 fallecidos representando una tasa de letalidad de 0,8 por ciento en los últimos 30 días reportándose como una de las más bajas de la región. Al 14 de septiembre, el 85,9 por ciento de los casos confirmados son de transmisión comunitaria (52.929) y 14 por ciento son casos importados (8.665) según la información brindada por el Gobierno Nacional. Al comparar el total de casos reportados de junio (18.574), con los casos reportados hasta el 14 de septiembre (61.569) se denota un aumento del 231,4 por ciento.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha previsto entregar a Venezuela unas 370.000 pruebas de antígeno para detectar la COVID-19, las cuales cuestan menos que las PCR, arrojan resultados más rápidos y permiten estratificar la búsqueda de contagios. Además, ha habido un aumento en el número de pruebas realizadas, lo cual ha incluido la descentralización de los test y la apertura de nuevos laboratorios.

Es imperativo ampliar la capacidad diagnóstica por pruebas confirmatorias de la COVID-19 en la población en general, trabajadores de salud y grupos de riesgos, como población migrante e indígena; además de continuar la reorganización de los servicios de salud, a fin de poder manejar el impacto del aumento de los casos y defunciones, asociado a la probabilidad de un subregistro de casos, y retrasos en la vigilancia y en el rastreo de contactos. Se debe continuar asegurando la provisión de equipos de protección personal para el personal en establecimientos de salud, PASI en puntos fronterizos, personal que realiza visitas domiciliarias, entre otros, para así evitar el contagio de este grupo poblacional. A partir de consultas con el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPSS) y la Asamblea Nacional, se estima que existe una necesidad urgente de al menos 300.150 mascarillas Na 95, tres millones de tapa bocas, y 10.000 trajes de protección biológica entre otros EPP.

Respuesta

Las acciones de los socios del Clúster de Salud han logrado asegurar la provisión de equipamiento, insumos, medicamentos esenciales y de Salud Sexual y Reproductiva, los cuales han beneficiado a 16.886 personas atendidas en 5 ambulatorios, 20 consultorios populares, 8 Maternidades y 30 hospitales en 10 estados. En el contexto de la COVID-19, se benefició a 178.126 personas con la entrega de medicamentos e insumos médicos en 31 establecimientos de salud, 53 ASIC y 2 ambulatorios en los estados Apure, Amazonas, Bolívar, Distrito Capital, Miranda, Táchira, Yaracuy y Zulia, donde se presenta una alta incidencia de casos confirmados de la COVID-19.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) entregó más de 20 toneladas de equipos de protección personal, incluyendo 1,2 millones de mascarillas, 200.000 mascarillas con respirador, 130.000 caretas, 21.000 batas y 9.000 lentes protectores de seguridad, en 31 hospitales y otros centros de salud, con el objetivo de fortalecer la bioseguridad del personal de salud que atiende a la población afectada por la COVID-19 en los estados Apure, Bolívar, Distrito Capital, Miranda, Táchira y Zulia. También, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) inició un esquema de entrega de insumos hospitalarios al Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) para la dotación de 400.000 mascarillas en 52 Áreas de Salud Integral Comunitarias (ASIC), ubicadas en Distrito Capital, Miranda, Zulia, Táchira, Apure y Amazonas, y kits de desinfección en 16 hospitales centinelas priorizados ubicados en los estados Zulia, Táchira, Bolívar, Amazonas, Nueva Esparta y Distrito Capital.

En julio, los socios del Clúster de Salud han realizado la capacitación de 903 trabajadores de la salud en temas priorizados, considerando los enfoques de edad, género y diversidad, en 14 establecimientos de salud del país. También se capacitaron 140 trabajadores de la salud con enfoque a la atención de la COVID-19 en seis PASI y tres establecimientos de salud en los estados Bolívar y Miranda. Un total de 4.897 personas fueron beneficiadas por el fortalecimiento de capacidades comunitarias en materia de prevención de enfermedades, promoción de la salud mediante la sensibilización e información en medidas de prevención en salud sexual y reproductiva, entrega de métodos anticonceptivos y embarazo, en 11 ambulatorios, 9 Centros de Diagnóstico Integral, 8 Hospitales y 9 PASI en 6 estados del país.

Mediante las acciones de los socios del Clúster de Salud, se fortaleció el monitoreo de 7.265 personas viviendo con el virus del VIH con tratamiento antirretroviral en las Farmacias del Programa Nacional de VIH de 14 establecimientos de salud en 10 estados del país. Igualmente 4.356 personas de 28 instituciones en siete estados se beneficiaron del fortalecimiento de los sistemas de información y vigilancia epidemiológica. Igualmente, se benefició a 22.143 personas en mayor vulnerabilidad (Niños, Niñas, Adolescentes, gestantes, indígenas, personas con discapacidad, entre otros) reforzando la capacidad de atención de 13 ambulatorios, 8 Centros de Diagnóstico Integral, 10 Hospitales, 3 PASI en 6 estados del país y a 7.198 personas mediante la aplicación de pruebas de diagnóstico serológico de VIH/Sífilis a población de retornados embarazadas y sus respectivas parejas.

Necesidades no cubiertas

Baja capacidad de confirmación de los casos sospechosos o probables de COVID-19.

El acceso limitado de los actores humanitarios a las comunidades indígenas para apoyar el fortalecimiento de la prevención y respuesta a la COVID-19 considerando que son poblaciones vulnerables y en riesgo.

La disponibilidad oportuna y en cantidad adecuada de equipos de protección personal para el personal de salud.

La capacidad de aumentar los servicios de salud a la velocidad requerida ante el incremento de los casos de COVID-19 para evitar sobresaturación y mantener la oferta de servicios para la atención de otras patologías prioritarias (VIH/Sida, cáncer, diabetes, materno infantil, etc.).

La capacidad de mantener la detección temprana, atención oportuna y vigilancia epidemiológica de enfermedades transmitidas por vectores, especialmente en grupos vulnerables en el contexto de COVID-19.

Es necesario mantener la gestión de la información y los datos sanitarios clave que faciliten la realización de evaluaciones adecuadas y sirva para orientar el apoyo que se brinda a los establecimientos de salud de todo el país.

La continua escasez de combustible en muchas áreas del país está afectando directamente la logística de la respuesta de salud.

URL:

Descargado el: