Venezuela - Octubre 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Salud

102.272
Beneficiados en septiembre

Necesidades

Dentro de las estrategias intersectoriales y multidisciplinarias para prevenir y dar respuesta a las enfermedades transmisibles, se incluye la identificación temprana y el manejo de casos con signos de alarma, para reducir la carga en los establecimientos con capacidad de atención más compleja, que actualmente están enfocados a atender casos severos por COVID-19.

Dengue: Al 5 de septiembre de 2020, Venezuela reportó 5.110 casos de dengue (una tasa de incidencia de 15,78 casos/ 100 mil habitantes), 209 casos confirmados por laboratorio, 20 casos de dengue grave y 9 fallecidos (una tasa de letalidad de 0,176 por ciento). Se observa una disminución de 46,1 por ciento en los casos de dengue reportados (9.475 casos), pero la tasa de letalidad se elevó en un 18,9 por ciento en comparación al mismo periodo de 2019 (0,148 por ciento) y a la tasa de letalidad en la subregión Andina (0,056 por ciento) y en Las Américas (0,037 por ciento).

Chikunguña: Al 5 de septiembre de 2020, el acumulado de casos probables es de 52, con dos casos confirmados, representando una disminución del 57,7 por ciento comparado con el mismo periodo del año 2.019 (123 casos).1

Zika: Al 5 de septiembre de 2020 se reportaron 21 casos probables, sin ningún caso confirmado, representando una disminución del 62,5 por ciento comparado con el mismo periodo de 2019 (56 casos).

Sarampión y Rubeola: Hasta el 19 de septiembre, se reportaron 515 casos sospechosos de sarampión, rubeola y síndrome de rubeola congénita (SRC) con cero casos confirmados. Actualmente existen 13.092 unidades notificadoras de estas patologías con 100 por ciento de casos investigados adecuadamente y 96 por ciento de muestras adecuadas para estudio de casos, pero solo 13 por ciento de las muestras de sangre llegan al laboratorio en menos de cinco días. En las últimas 52 semanas epidemiológicas (SE 39 2019 hasta SE 38 2020) se reporta una tasa de casos sospechosos de 0,8 casos/100 mil habitantes de Sarampión y Rubeola y de 0,3 casos sospechosos de SRC por cada 10 mil nacidos vivos.

Difteria: Al 22 de agosto, se notificaron 54 casos sospechosos de difteria, de los cuales 5 fueron confirmados (3 por laboratorio y 2 por criterio clínico o nexo epidemiológico) incluidas dos defunciones. Los casos confirmados se tenían entre 2 y 14 años y fueron notificados en los estados Anzoátegui (Municipio José Gregorio Monagas), Miranda (Municipio Brión) y Yaracuy (Municipio Bruzual). Desde el inicio del brote en 2018, se observó una tendencia al aumento sostenido de casos, que descendió en 2019 y se espera que en 2020 siga descendiendo. La OPS/OMS recomienda fortalecer los sistemas de vigilancia y la capacidad de diagnóstico laboratorial, recomienda mantener una provisión de antitoxina diftérica para su uso oportuno y reducción de la tasa de letalidad, recomienda la vacunación que es clave para prevenir casos y brotes; y el manejo clínico adecuado que disminuye las complicaciones y la letalidad.

COVID-19: Del 13 de marzo al 10 de noviembre del 2020 Venezuela ha reportado 95.445 casos confirmados por PCR de la COVID-19 lo cual representa al momento una tasa de incidencia de 329 casos por cada 100 mil habitantes; hasta la fecha indicada se reportan 834 fallecidos representando una tasa de mortalidad de 28,7 fallecidos por cada millón de habitantes y una tasa de letalidad de 0,87 por ciento reportándose como una de las más bajas de la región. Al 8 de noviembre, el 88,4 por ciento de los casos confirmados son de transmisión comunitaria (83.943) y 11,5 por ciento son casos importados (10.940) según la información brindada por el Gobierno Nacional. Al comparar el total de casos reportados hasta septiembre (75.122), con los casos reportados hasta el 10 de noviembre (95.445) se denota un aumento del 27 por ciento. Hasta el 22 de agosto de 2020 se han reportado 184 casos confirmados de COVID-19 en las comunidades indígenas Pemón, Kurripaco, Yeral, Yanomami y Warao, lo que representa un aumento del 3 por ciento respecto a lo reportado hasta el 2 de agosto de 2020 (179 casos).

Se debe seguir ampliando la capacidad diagnóstica por pruebas moleculares confirmatorias (PCR) de COVID-19 para la población en general, trabajadores de salud y grupos de riesgos, como población migrante e indígena. Otro elemento clave es continuar con la reorganización de los servicios de salud, para manejar el impacto del aumento de casos y defunciones, asociado a la probabilidad de un subregistro de casos, y retrasos en la vigilancia y en el rastreo de contactos. También se debe continuar con la provisión de equipos de protección personal para los trabajadores sanitarios en establecimientos de salud, PASIs en puntos fronterizos, personal que realiza visitas domiciliarias, entre otros para mitigar el riesgo de contagio.

Respuesta

En septiembre, los socios del Clúster Salud capacitaron a 466 trabajadores de la salud (TS) en 24 estados. En Bolívar, Carabobo y Zulia la capacitación se enfocó en la atención a la COVID-19. Además, en Carabobo se reforzó la capacidad de manejo clínico de violencia sexual.

Se dotó de equipamiento, insumos, medicamentos esenciales y de Salud Sexual y Reproductiva que han beneficiado a 49.665 personas atendidas en más de 28 ambulatorios, 11 consultorios populares, 8 Maternidades y 42 hospitales en 24 estados. En el contexto de la COVID-19, se realizó la entrega de 979 pruebas diagnósticas de COVID-19 al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, MPPS y al Laboratorio Regional de Yaracuy; se benefició también a 606 personas en más de 5 establecimientos de salud y 2 PASI en 3 estados con la dotación de Equipos de Protección Personal.

El trabajo de los socios ha mejorado el accesoa la atención a los servicios de salud de 39.664 personas en mayor vulnerabilidad (Niños, Niñas, Adolescentes, gestantes, indígenas, personas con discapacidad) en 171 establecimiento de salud (incluyendo 3 PASI) y 17 comunidades en 14 estados. Además, se facilitó el acceso de 8.995 personas en el contexto de la COVID-19 a servicios de salud en 11 establecimientos de salud (incluyendo 3 PASI) y 4 comunidades en 5 estados.

El fortalecimiento de capacidades comunitarias en materia de prevención de enfermedades, promoción de la salud (SSR, ENT, ET, SM y Psicosocial) benefició a 6.854 personas mediante la sensibilización e información en medidas de prevención de COVID-19 en salud sexual y reproductiva, entrega de métodos anticonceptivos y embarazo, signos de alarma y COVID-19 en 41 establecimientos de salud (incluyendo 3 PASI) y 15 comunidades en 5 estados.

2.878 personas se beneficiaron del fortalecimiento de sistemas de información y vigilancia epidemiológica, incluidos actores comunitarios de salud, en 7 estados de Venezuela en el contexto de la COVID-19 y en Táchira, se beneficiaron a 636 personas mediante la entrega y distribución de material informativo concerniente a COVID-19 para su prevención y control, específicamente en el Centro de Atención Integral a Niños, Niñas, Adolescentes y Mujeres (CAINNAM).

Se realizaron las reuniones virtuales ordinarias (24 septiembre) del Clúster Salud con énfasis en el tema de telemedicina, pornografía infantil y la reunión del clúster subnacional de salud de Zulia (29 septiembre).

Necesidades no cubiertas

En el contexto de la COVID-19, la velocidad de los esfuerzos para aumentar los servicios de salud y mantener una oferta de servicios de salud para patologías prioritarias y evitar la sobresaturación debe acelerarse. Así como la entrega de equipos de protección personal para los trabajadores del sector salud.

El personal de salud, las comunidades indígenas y las personas en movilidad enfrentan riesgos particulares frente a la pandemia de la COVID-19 y pueden predisponer a brotes de otras enfermedades, por lo que se debe monitorear el comportamiento de la pandemia en estas poblaciones vulnerables. Para la etnia Mako, localizada al sur de Piaroa, el hospital más cercano con Unidad de Cuidados Intensivos está a más de 500 km disponible. La distancia entre el paciente y el establecimiento de salud está correlacionada al riesgo de muerte en los casos COVID-19.

La escasez de combustible es un reto para las operaciones humanitarias del sector salud y el acceso de los pacientes a los servicios, incluida la vacunación.

URL:

Descargado el: