Venezuela - Enero, febrero, marzo 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Salud

96.000
Personas beneficiadas con insumos médicos

Necesidades

Desde el 13 de marzo hasta el 1 de julio, Venezuela ha reportado 5.832 casos confirmados por PCR de la COVID-19 lo cual representa al momento una tasa de incidencia de 18 casos por cada 100 mil habitantes; hasta la fecha indicada se reportan 51 fallecidos representando una tasa de mortalidad de 1,56 fallecidos por cada millón de habitantes y una tasa de letalidad de 0,9 por ciento, siendo una de las más bajas de la región. Según cifras oficiales, el 80 por ciento de los casos confirmados son importados. También se han confirmado casos en poblaciones específicas como trabajadores de salud y poblaciones indígenas, como las comunidades pemones en el estado Bolívar, donde actualmente existe un conglomerado de casos por contacto con casos importados.

Es imperativo fortalecer el diagnóstico por pruebas moleculares confirmatorias (PCR) de la enfermedad en la población en general, trabajadores de salud y grupos de riesgos, sobre todo en las personas retornadas, especialmente porque 1.905 personas han llegado infectadas por coronavirus.[1] Además de continuar la preparación y reorganización de los servicios de salud, a fin de poder manejar el impacto de un eventual crecimiento exponencial de los casos, asociado a la probabilidad de un subregistro de casos, retrasos en la vigilancia y en el rastreo de contactos.

En el contexto de la vigilancia rutinaria de sarampión/rubeola/rubeola congénita en Venezuela, se han reportado hasta el 30 de mayo 258 casos sospechosos, de los cuales ninguno ha sido confirmado hasta el momento[2]. En este sentido, es necesario seguir fortaleciendo el programa regular de inmunizaciones del país para mantener las coberturas de vacunación por encima del 95 por ciento en todo el territorio y un buen sistema de vigilancia epidemiológica para prevenir la reintroducción de estos virus[3].

Hasta el 2 de mayo, Venezuela ha reportado 2.885 casos de dengue para una tasa de incidencia de 8,91 casos por cada 100 mil habitantes, con una disminución del 22 por ciento comparado con el mismo periodo de 2019 (3.709 casos). El número de fallecidos reportados en 2020 es de 6 personas con una tasa de letalidad de 0.208 por ciento. La tasa de letalidad reportada es superior a la tasa de la subregión Andina (0,053 por ciento) y a la tasa de la región de Las Américas (0,035 por ciento)[4]. En este contexto, es necesario fortalecer las medidas de preparación y respuesta intersectoriales; así como mantener las acciones sobre manejo de casos, diagnóstico de laboratorio, comunicación de riesgos y manejo integrado de vectores, al igual que reforzar las estrategias comunitarias orientadas a medidas de prevención y control.

Hasta el 30 de mayo han sido reportados 104.005 casos de malaria, lo que representa una disminución de 58 por ciento comparado con en el mismo periodo de tiempo de 2019 (248.191 casos). La reducción en la movilidad por restricciones de transporte hacia las áreas endémicas del país, debido a la falta de combustible y a la pandemia de COVID-19, son factores principales que contribuyen a esa reducción. Preocupa, sin embargo, que esos mismos factores puedan afectar la distribución de medicamentos, acceso al diagnóstico y el reporte de casos a corto plazo[5]. [1] Alocución de la Comisión Presidencial para el seguimiento, prevención y control del Coronavirus – Venezuela. Viernes 12 de junio del 2020. VTV Noticias.

[2] Boletín Semanal Sarampión, Rubeola y Síndrome de Rubeola Congénita. Vol 26, No 22. 30 de mayo del 2020. OPS/OMS. Disponible en: https://www.paho.org/es/documentos/boletin-semanal-sarampionrubeola-22-30-mayo-2020

[3] Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud; El brote de Sarampión en Venezuela está bajo control, Washington, DC, 30 de enero de 2020 (OPS). Disponible en: https://www.paho.org/venezuela/index.php?option=com_content&view=article&id=544:el-brote-de-sarampion-en-venezuela-esta-bajo-control&Itemid=0

[4] Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud; Plataforma de Información en Salud para las Américas (PLISA). Disponible en: https://www.paho.org/data/index.php/es/temas/indicadores-dengue/dengue-nacional/9-dengue-pais-ano.html (fecha de consulta: 12 de junio de 2020)

[5] Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud. Actualización Epidemiológica: Situación de la malaria en las Américas en el contexto de la pandemia de COVID-19, 10 de junio de 2020, Washington, D.C.: OPS/OMS. 2020. Disponible en: https://www.paho.org/es/documentos/actualizacion-epidemiologica-malaria-10-junio-2020

Respuesta

En el marco de la cooperación entre el Ministerio del Poder Popular de Energía Eléctrica (MPPEE) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se han adquirido suministros eléctricos para contribuir con la dotación de 46 centros de salud priorizados e identificados como centinelas en los 24 estados del país, a fin de optimizar la respuesta en materia de atención sanitaria a la población ante la pandemia de COVID-19.[1]

Dentro de la respuesta a la pandemia de la COVID-19[2], se están realizando intervenciones iniciales en materia de salud, agua, saneamiento e higiene en 14 de los hospitales centinela priorizados junto con el MPPS. Adicionalmente se prevé apoyar otras instalaciones, como ambulatorios, Centros de Diagnóstico Integral (CDI) y escuelas seleccionadas.[3]

El 12 de abril, se trasladó un laboratorio móvil de bioanálisis a San Cristóbal, estado Táchira con apoyo logístico facilitado por OPS/OMS. El laboratorio ha permitido realizar pruebas de detección de COVID-19 y facilitar la investigación de casos de connacionales que ingresan por la frontera.[4]

Un total de 430.571 personas se beneficiaron de 31 toneladas equipamiento, insumos, medicamentos esenciales y/o métodos anticonceptivos para asegurar un tratamiento y atención integrales, de los cuales 30.990 fueron para pacientes afectados por la COVID-19 y sus complicaciones, 84 establecimientos de salud y 9 ONGs en 23 estados de Venezuela. 8.027 personas fueron beneficiadas gracias al fortalecimiento de las capacidades comunitarias en materia de prevención de la enfermedad por la COVID-19, promoción de la salud, prevención de embarazos no deseados, identificación de signos de alarma obstétrica en estas pacientes y preparativos para emergencias de salud. Durante abril y mayo, más de 430.000 se beneficiaron de 31 toneladas de medicamentos, insumos y equipos médicos en 23 estados.

Se han realizado esfuerzos para mejorar el acceso a los servicios de salud de las personas susceptibles y diagnosticadas con la COVID-19 en mayores condiciones de vulnerabilidad (niños, niñas y adolescentes NNAs, gestantes, indígenas, personas con discapacidad, etc.) beneficiando así a 6.406 personas en 9 estados priorizados del territorio.

 Se ha fortalecido la capacidad de 369 trabajadores de salud con el fin brindar una atención integral a la población susceptible y pacientes positivos a la COVID-19, en 5 establecimientos de salud en 4 estados priorizados considerando los enfoques de edad, género y diversidad.        Entre abril y mayo, los socios del clúster de salud han apoyado a las autoridades sanitarias nacionales, estaduales y locales de Bolívar, Miranda, Táchira y Zulia con la implementación de intervenciones de alto impacto dirigidas a enfermedades inmunoprevenibles vacunando a 130.391 personas.

Mediante las acciones de los socios del Clúster Salud se ha logrado mejorar el acceso a los servicios de salud para 3.303 personas de todos los grupos etarios con necesidades específicas priorizadas (salud sexual y reproductiva, enfermedades no transmisibles, enfermedades transmisibles, salud mental y psicosocial) en los estados Bolívar, Miranda y Zulia.

Con enfoque en la atención de la Salud Sexual y Reproductiva, 2.034 personas se beneficiaron con medicamentos e insumos en 8 estados a través de la colaboración de los socios del Clúster, con el fin de reducir la morbimortalidad materna, embarazo adolescente, infecciones de transmisión sexual/VIH y violencia sexual en población vulnerable.

Se han reforzado las capacidades del talento humano en 175 trabajadores de la salud en temas priorizados, considerando los enfoques de edad, género y diversidad en 5 hospitales del Estado de Miranda y en el estado Zulia.

[1] PNUD Venezuela, Noticias. 22 de mayo del 2020. Disponible en: https://www.ve.undp.org/content/venezuela/es/home/presscenter/articles/2020/pnud-entrega-al-ministerio-de-energia-electrica-insumos-para-aba.html

[2] OCHA. Venezuela: Plan intersectorial de preparación y atención COVID-19 (Segunda edición: 10 de abril 2020). Disponible en: https://reliefweb.int/report/venezuela-bolivarian-republic/venezuela-plan-intersectorial-de-preparaci-n-y-atenci-n-covid

[3] Respuesta de UNICEF Venezuela ante COVID 19. Disponible en: https://www.unicef.org/venezuela/respuesta-de-unicef-venezuela-ante-el-covid-19 [4] Informativo Ciudad Caracas. 12 de abril del 2020. Disponible en: http://ciudadccs.info/2020/04/12/tachira-recibe-laboratorio-movil-de-bioanalisis-para-acelerar-despistaje-masivo-en-frontera/

Necesidades no cubiertas

Se necesita continuar preparando y reorganizando los servicios de salud para la respuesta a la COVID-19, a fin de poder manejar el impacto de un eventual crecimiento exponencial de los casos y aumentar el número de laboratorios con capacidad de diagnóstico por PCR-RT, a fin de aumentar la cobertura por habitantes.

Se requiere elaborar o socializar los lineamientos nacionales para la detección y atención de COVID-19 en retornados y prevención de infecciones en espacios de alojamiento temporal. Además de fortalecer la capacidad de respuesta de los PASI y del personal encargado para asegurar la estandarización de protocolos de atención, derivación, cuarentena y aislamiento.        

Se necesita fortalecer las rutas epidemiológicas para las personas retornadas, quienes después de ingresar al país por los pasos fronterizos y cumplir la respectiva cuarentena, se trasladan a su estado residencia para disminuir la tasa de contagio.

Es necesario mantener los esfuerzos para el control de casos de enfermedades inmunoprevenibles en los estados priorizados y la prevención de la reintroducción del virus de sarampión en Venezuela.

Es necesario continuar apoyando para mantener la capacidad operativa de los establecimientos de salud, con un suministro continuo de medicamentos e insumos, al igual que de los servicios esenciales (agua, electricidad, eliminación de residuos sanitarios).

Es necesario fortalecer las acciones de detección temprana, atención oportuna y vigilancia epidemiológica de enfermedades transmitidas por vectores, especialmente en grupos vulnerables (gestantes, población indígena, etc.), con énfasis al aumento de la cobertura de diagnóstico a nivel nacional

Se requiere implementar procesos de educación continuada para la transferencia de conocimiento, asegurar el fortalecimiento de capacidades del recurso humano en salud para evitar la migración de personal médico y tomar acciones para retener al personal.

Es necesario mantener la gestión de la información y los datos sanitarios clave, que faciliten la realización de evaluaciones adecuadas y sirva para orientar la toma de decisiones en cuanto al apoyo que se brinda a los establecimientos de salud de todo el país.

Se requiere continuar con la respuesta a los temas priorizados de salud pública en los cuales se ha venido trabajando con regularidad, sin dejarlos de lado por causa de la pandemia de la COVID-19.

URL:

Descargado el: