Venezuela - Enero, febrero, marzo 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Educación

118.000
Estudiantes recibieron material educativo

Necesidades

Los socios del clúster alertan que el cierre de escuelas por la COVID-19 ha aumentado los riesgos para NNA, con efectos en salud mental, necesidades de apoyo psicosocial y de violencia doméstica y basada en género.

Las condiciones para la continuidad educativa durante el cierre preventivo de escuelas son adversas, incluyendo el acceso reducido a la conectividad, la limitada disponibilidad tecnológica y los servicios eléctricos intermitentes. Estas circunstancias afectan con mayor impacto a los NNAs más vulnerables como NNAs con discapacidad, población indígena y NNAs en situación hospitalaria.

La migración del sistema presencial a una modalidad remota ha sido un reto para todos los actores, incluso las autoridades educativas, docentes y familias, así como para las organizaciones de la sociedad civil que también han reprogramado sus acciones.

Respuesta

El sector elaboró el ‘‘Marco de acción ante la COVID-19,”[1] donde las organizaciones nacionales e internacionales acordaron los criterios de la reprogramación de las actividades humanitarias y se definieron actividades específicas de respuesta durante la pandemia.

Con el objetivo de mejorar las condiciones para el aprendizaje y la continuidad educativa de NNAs en escuelas, durante los meses de abril y mayo, se continuó la distribución de materiales educativos ahora en formato individual a nivel de hogar alcanzando un total de 89.499 NNAs (50 por ciento niñas y 50 por ciento niños), especialmente en Distrito Capital y Miranda. Así mismo, se logró atender a 54.131 NNAs (50 por ciento niñas y 50 por ciento niños) con distribución de alimentos en seco o a nivel de hogar mediante apoyo del programa de alimentación escolar beneficiando mayoritariamente NNAs de Distrito Capital y Miranda.

5.699 adolescentes y jóvenes (54 por ciento niñas y 46 por ciento niños) participaron en iniciativas orientadas a fomentar la nivelación educativa, las habilidades para la vida y la capacitación técnica en formatos remotos, en gran parte en Bolívar. Se atendieron 128.765 NNAs mediante la implementación de actividades de apoyo psicoeducativo en línea, telefónica o mediante visitas al hogar (54 por ciento niñas y 46 por ciento niños) en Distrito capital y Miranda. Se capacitaron de manera virtual 4.133 docentes (84 por ciento mujeres y 16 por ciento hombres) desde el enfoque de educación en emergencia focalizado en Zulia.

Una de las actividades nuevas incorporadas en la respuesta a la COVID-19 fue la educación a distancia mediante recursos multiplataforma (televisivos, radiales, virtuales, impresos) para NNA afectados por el cierre de escuelas. Durante este periodo se alcanzó a 95.315 estudiantes mayoritariamente en Distrito Capital y Bolívar. [1] Descargar de: https://www.humanitarianresponse.info/sites/www.humanitarianresponse.info/files/documents/files/marco_de_accion_cluster_educacion_venezuela_covid-19.pdf

Necesidades no cubiertas

Se requiere fortalecer las capacidades de las organizaciones que forman parte del clúster, de los procesos de monitoreo y gestión de información, así como la sistematización e intercambio de buenas prácticas, que contribuyan al análisis de las situaciones actuales del sistema escolar.

Es necesario promover el trabajo intersectorial del sector educativo para garantizar atención de manera integral y eficaz a las poblaciones más vulnerables, en especial en materia de protección, salud y agua, saneamiento e higiene en el cierre y la reapertura de las escuela.

La falta de financiamiento al sector educativo está afectando el desarrollo integral de los programas, compromete las capacidades operativas de las autoridades y la sociedad civil y limita el despliegue de las actividades en zonas remotas y alejadas.

URL:

Descargado el: