Venezuela - Noviembre 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Salud

44.067
beneficiarios de servicios de salud

Necesidades

Dengue: A 28 de noviembre de 2020, Venezuela reportó 6.179 casos de dengue (una tasa de incidencia de 19,08 casos/ 100 mil habitantes), 238 casos confirmados por laboratorio, 31 casos de dengue grave y 14 fallecidos (una tasa de letalidad de 0,227 por ciento), siendo mayor que las tasas de letalidad en la subregión Andina (0,072 por ciento) y de la región de Las Américas (0,042 por ciento). Aunque se observa una disminución de 58,2 por ciento en los casos de dengue reportados (14,789 casos), la tasa de letalidad se elevó en 52,3 por ciento en comparación al mismo periodo de 2019 (0,149 por ciento). 

Chikunguña: A 28 de noviembre de 2020, el acumulado de casos probables es de 65, con dos casos confirmados por laboratorio y una incidencia acumulada de 0,20 casos cada 100 mil habitantes. Esto representa una disminución del 63,9 por ciento en comparación con el mismo periodo del año 2019 (180 casos). 

Zika: A 28 de noviembre de 2020 se reportaron 34 casos probables, sin ningún caso confirmado por laboratorio, representando una disminución de 44,7 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2019 (76 casos).

Sarampión y rubeola: Hasta el 28 de noviembre, se reportaron 629 casos sospechosos de sarampión, rubeola y síndrome de rubeola congénita (SRC) con cero casos confirmados. En las últimas 52 semanas epidemiológicas (del 1 de diciembre de 2019 al 28 de noviembre de 2020) se reporta una tasa de casos sospechosos de 0,4 casos por cada 100 mil habitantes de sarampión y rubeola y de 0,3 casos sospechosos de SRC por cada 10 mil nacidos vivos.

Las restricciones impuestas a la circulación de las personas durante la pandemia, así como el temor de las personas a infectarse, han limitado las actividades de atención primaria de la salud, incluyendo servicios de prevención como la vacunación. De igual modo, la vigilancia epidemiológica que se estaba llevando a cabo ha sido afectada y es posible que se esté produciendo un subregistro de casos en este tipo de enfermedades.

Es necesario tener en cuenta que la reactivación de las actividades económicas y de la movilidad en las fronteras puede incrementar nuevamente el riesgo de brotes de enfermedades transmisibles. Su impacto podría ser aún mayor, dado el enfoque de los sistemas de salud en la COVID-19. Considerando estos factores, la OPS/OMS alerta sobre el alto riesgo de la ocurrencia en las Américas de nuevos brotes de enfermedades prevenibles por vacunación.

COVID-19: Del 13 de marzo al 30 de noviembre de 2020 Venezuela reportó 102.394 casos confirmados por PCR de la COVID-19 lo que representa una tasa de incidencia de 326,7 casos por cada 100 mil habitantes. Los estados que superaban la tasa de incidencia nacional por cada 100 mil habitantes eran: La Guaira con 1.292,7 (5.165 casos), Apure con 1.040,1 (5.558), Distrito Capital con 944,6 (21.429), Nueva Esparta con 712,9 (3.924), Yaracuy con 688 (4.807), Táchira con 613,8 (8.363) y Amazonas con 524 (754). Hasta la fecha indicada se reportaron 897 fallecidos representando una tasa de mortalidad de 28,6 fallecidos por cada millón de habitantes y una tasa de letalidad de 0,88 por ciento, reportándose como una de las más bajas de la región. Los estados que presentaron una tasa de mortalidad mayor a la nacional por cada millón de habitantes fueron: Amazonas con 194,6 (28 fallecidos), Apure con 162,8 (87), Táchira con 79,3 (108), Mérida con 78 (75), Sucre con 46,7 (47) y Distrito Capital con 40,1 (91). A 30 de noviembre, el 89 por ciento de los casos confirmados fueron de transmisión comunitaria (91.076) y 11 por ciento fueron casos importados (11.318) según la información brindada por el Gobierno Nacional. Al comparar el total de casos reportados hasta octubre (92.013), con los casos reportados hasta el 30 de noviembre (102.394), el incremento fue de 12,4 por ciento. Hasta el 5 de noviembre de 2020, Venezuela ha reportado 149 casos de SARS-COVID-19 en pacientes embarazadas de las que 4 fallecieron. Esto representa una tasa de mortalidad materna de 0,8 por ciento. Hasta la misma fecha se reportaron 861 casos y 34 defunciones en poblaciones indígenas en territorio venezolano.

Respuesta

En noviembre, los socios del Clúster Salud capacitaron a 1.269 trabajadores de la salud (TS) en Distrito Capital y en los estados Anzoátegui, Bolívar, Miranda, Táchira y Zulia. En Distrito Capital las capacitaciones se enfocaron en el fortalecimiento del conocimiento médico en medidas prevención y control de infecciones, EPP, SSR y atención de embarazadas durante la pandemia por COVID-19. En los estados restantes, las capacitaciones se enfocaron además en diagnóstico y consejería en VIH/Sida, VBG y ruta de atención de pacientes oncológicos.

Se dotó de equipo, insumos y medicamentos esenciales, incluyendo para atender la demanda de Salud Sexual y Reproductiva, a más de 50 ambulatorios, 11 centros de diagnóstico integral, más de 20 consultorios populares y más de 40 hospitales, clínicas y maternidades en los 24 estados que han beneficiado a 282.081 personas atendidas. Del total, 22.022 fueron personas beneficiadas de actividades para a respuesta a la COVID-19. En el contexto de la COVID-19, se realizó la entrega de Equipos de Protección Personal con su respectiva capacitación en su uso adecuado en Distrito Capital, Apure, Miranda, Táchira y Zulia, principalmente.

El trabajo de los socios ha mejorado el acceso a los servicios de salud de 44.067 personas en mayor vulnerabilidad (niños, niñas, adolescentes, gestantes, indígenas y personas con discapacidad) facilitando la provisión de consultas en diversos servicios de promoción y prevención de la salud en Jornadas de Salud o atención individual presencial o por teleasistencia, para diabetes, salud mental, Salud Sexual y Reproductiva enfocados en atenciones de promoción y prevención de VIH, Sífilis y anticoncepción, atención prenatal, prevención de cáncer de mama y cuello uterino en 25 comunidades de los 24 estados de Venezuela. Del total de beneficiados por esta actividad, 11.930 personas fueron beneficiadas en el contexto de la COVID-19.

El fortalecimiento de capacidades comunitarias para la prevención de enfermedades y la promoción de la salud benefició a 9.959 personas mediante la sensibilización e información en apoyo psicosocial a comunidades, medidas de prevención en SSR y COVID-19 en población general y gestantes en 17 ambulatorios, más de 40 establecimientos de salud entre centros de diagnóstico integral, maternidades, hospitales y consultorios populares, y 10 comunidades en 6 estados.

En Táchira y Zulia, se benefició a 12.938 personas mediante la entrega y distribución de material informativo sobre prevención y control de la COVID-19 y 6.544 personas se beneficiaron del fortalecimiento de sistemas de información y vigilancia epidemiológica, incluidos actores comunitarios de salud, en el estado Bolívar (Centro La Milagrosa) en el contexto de la COVID-19 y de Respuesta Humanitaria.

Necesidades no cubiertas

Se debe seguir ampliando la capacidad diagnóstica, así como su descentralización en todo el país, por pruebas confirmatorias de COVID-19 (PCR y antígenos) para la población en general y grupos de riesgo, como trabajadores de salud, tercera edad, población migrante e indígena, contactos directos de casos positivos, dado que sigue siendo insuficiente a pesar de contar con 28 equipos distribuidos en los 24 estados. Solo 5 estados tienen acceso directo al procesamiento de PCR, Táchira, Zulia, Yaracuy, DC y Miranda, los demás estados deben enviar sus muestras a los laboratorios de referencia, situación que impone un desafío para el país.

Ampliar la capacidad de respuesta de casos confirmados de COVID-19 que requieren atención especializada, destinada a salvar sus vidas.

Otro elemento clave es continuar monitoreando el acceso a los servicios de salud para atención COVID-19 y no COVID-19, así como el impacto del repunte probable de casos de COVID-19 a inicio de 2021.

La escasez de combustible, los costos del transporte y las limitadas autorizaciones de traslado, en especial para transporte aéreo, continúa representando un reto para el desarrollo de las actividades de respuesta de los socios humanitarios, sobre todo en estados fronterizos. Es necesario seguir fortaleciendo la capacidad de detección temprana, atención oportuna y vigilancia epidemiológica de enfermedades transmitidas por vectores y las inmunoprevenibles especialmente en grupos vulnerables en el contexto de COVID-19.

Se debe continuar proveyendo de insumos y EPP necesarios al personal de salud encargado de la atención de esta población.

URL:

Descargado el: