Venezuela - Enero, febrero, marzo 2020

Informe de situación

Estatus del cluster

Protección

278.000
Personas,recibieron servicios protección

Necesidades

Se requiere continuar fortaleciendo el entorno de protección en Venezuela, donde grupos vulnerables requirieren protección y asistencia para evitar daños físicos y mentales indebidos, y para garantizar su acceso a servicios sociales básicos y de protección. Esto incluye las personas retornadas por el impacto de la pandemia COVID-19. 

Debido a las medidas preventivas de la COVID-19, como la “cuarentena obligatoria,” se prevé un aumento de la Violencia basada en Genero (VbG). Esto incluye violencia intrafamiliar, violencia intima de pareja, abuso y explotación sexual, que, junto con la disminución de la disponibilidad de servicios esenciales de respuesta a la VbG, dejan a las mujeres, las niñas adolescentes y otros grupos vulnerables expuestos a consecuencias graves para su salud mental y física. Ante esta situación, es clave asegurar la continuidad y disponibilidad de servicios críticos de respuesta a la VbG para personas sobrevivientes y en riesgo a través de modalidades remotas o semipresenciales.

Así mismo, es necesario priorizar el acceso de las mujeres y las niñas de los grupos más vulnerables en las distribuciones de materiales y Equipos de Protección Personal (EPP) frente a la COVID-19, como guantes, mascarillas, gel desinfectante, productos de higiene menstrual y otros tipos de asistencia.

Respuesta

Durante los meses de abril y mayo, el Clúster de Protección, benefició, a través de sus socios, a 256.500[1] mujeres, hombres y NNAs con servicios especializados de protección, acceso a documentación legal y/o informaciones sobre temas de protección. La asistencia alcanzó los 23 estados, Distrito Capital y las Dependencias Federales. Los estados con mayor alcance de beneficiarios de actividades del Clúster de Protección fueron Zulia (69.015 personas), Miranda (67.547 personas), Apure (35.248 personas), Distrito Capital (16.542 personas) y Carabobo (7.701 personas).

Un total de 626 mujeres, hombres y NNAs se beneficiaron de servicios de atención psicosocial a personas en riesgo con necesidades de protección específicas, incluyendo personas con discapacidad, adultos mayores y población indígena. 19 personas en riesgo se beneficiaron de un mejor acceso a documentación legal, incluyendo cédulas de identidad o certificados de defunción. 759 mujeres, hombres y NNAs vulnerables se beneficiaron de servicios de atención legal especializada para prevenir, mitigar y responder a los riesgos de protección. 243 mujeres, hombres y NNAs beneficiaron del establecimiento o fortalecimiento de espacios comunitarios para la prevención y mitigación de riesgos de protección. 51.016 hombres, mujeres y NNAs se beneficiaron de capacitaciones y sensibilizaciones sobre temas de protección, incluyendo rutas de atención, derechos humanos, protección a personas víctimas de trata y apátrida, entre otros temas. 1.418 personas en riesgo y con necesidades específicas, incluyendo personas refugiadas y en movilidad en los estados Amazonas, Apure, Bolívar, Táchira y Zulia se beneficiaron de asistencia material, además personas de comunidades indígenas y con discapacidad se beneficiaron de asistencia material. 32.491 personas fueron beneficiadas a través de dotaciones de asistencia material a instituciones del Estado competentes en materia de Protección para el fortalecimiento de su capacidad para asegurar los derechos humanos de las personas con necesidades. El grupo de edad y género principal destinatario de la ayuda fueron mujeres de entre 18 y 59 años (40 por ciento del total de la asistencia reportada bajo Protección General), seguido de hombres de entre 18 y 59 años (35 por ciento).

Además, 1.013 mujeres y NNAs se beneficiaron de servicios de respuesta a la VbG, incluyendo servicios de gestión de casos (70 por ciento), apoyo psicosocial individual a personas en riesgos y sobrevivientes de VbG (15 por ciento) y orientación o apoyo legal (15 por ciento). 20.898 mujeres, hombres y NNAs se beneficiaron de capacitaciones y sensibilizaciones en prevención y respuesta a la VbG y sobre Derechos sobre la Salud Sexual y Reproductiva (DSSR). De estas personas, 274 mujeres y adolescentes de 15 a 19 años, incluyendo población retornada, recibieron kits de dignidad en Distrito Capital y en varios Puntos de Atención Social Integral (PASI) del estado Bolívar. 700 personas, incluyendo hombres, mujeres y NNAs, se beneficiaron del fortalecimiento de las capacidades a las instituciones del Estado, a través de capacitaciones sobre la prevención, mitigación y respuesta de la VbG (incluyendo sesiones dirigidas a los gestores de los PASI), y dotaciones de asistencia material a instituciones competentes en materia de VbG. Las principales destinatarias de la ayuda fueron mujeres mayores de 20 años (81 por ciento del total de la asistencia reportada bajo el Área de Responsabilidad de VbG).

Un total de 12.775 NNAs y cuidadores se beneficiaron de servicios especializados de protección, incluyendo apoyo psicosocial individual (5.536) y grupal (3.314), así como apoyo psicosocial a cuidadores de NNA en riesgo y con necesidades de protección (3.925). 77.756 niños y niñas (la mayor parte, entre 0 y 3 meses) fueron asistidos para obtener acceso a un certificado de nacimiento. Por otra parte, 906 adolescentes con necesidades de protección se beneficiaron de un mejor acceso al sistema de justifica juvenil. 9.654 NNAs, mujeres y hombres fueron beneficiarios de servicios de reunificación y cuidado alternativo, y de servicios administrativos y programas especializados de protección (coordinando la respuesta con los Consejos de Protección y Defensorías). Un total de 41.915 NNAs, mujeres y hombres se beneficiaron de capacitaciones y sensibilizaciones sobre prevención y respuesta a la violencia, abuso y negligencia de NNA, y separación familiar. De estos, 5.673 NNA, mujeres y hombres se beneficiaron de capacitaciones sobre prevención de separación familiar.

[1] Esta cifra corresponde a la sumatoria de beneficiarios alcanzados en las diferentes actividades reportadas como finalizadas y en ejecución por los socios del Clúster de Protección, incluyendo ambas Áreas de Responsabilidad (AdR) desde abril hasta mayo de 2020. Si un individuo (beneficiario) participa en más de una de estas actividades, existe la posibilidad de que se informe varias veces bajo el mismo o diferentes indicadores. Se está desarrollando una estrategia de cálculo de beneficiarios más elaborada, por lo que el número final alcanzado podría ajustarse tras aplicarse la nueva metodología, o tras procesos de limpieza de datos adicionales por parte de las organizaciones y agencias que reportan al Clúster.

Necesidades no cubiertas

El riesgo del estigma y la discriminación contra las personas retornadas está aumentando en las comunidades de acogida y de destino. Para mitigar este riesgo, el Clúster planea fortalecer la conciencia en este tema en estrecha cooperación con el grupo de Comunicación de Riesgo y Movilización Social en Venezuela.

A pesar de haber alcanzado una cobertura en todo el país, la representación e implementación de actividades en algunos estados de difícil acceso es limitada, incluyendo Delta Amacuro (271) y Amazonas (993).

Se debe seguir fortaleciendo las capacidades de las instituciones nacionales y de las organizaciones humanitarias encargadas de la contención inmediata del brote de la COVID-19 y, en especial, el personal sanitario y en primera línea como los/las teleoperadores/as de servicios remotos, y el personal de los espacios de alojamiento temporal sobre cómo responder de manera segura y confidencial a incidentes de VbG y contar con los mecanismos adecuados de prevención, mitigación y respuesta a la VbG y riesgos de protección.

Se requiere mejorar la articulación de todos los actores de respuesta multisectorial a la VbG, incluida la institucionalidad, de cara a garantizar el acceso a servicios de respuesta a la VbG para sobrevivientes durante la pandemia de la COVID-19.

URL:

Descargado el: